Qué es un wearable y qué objetivos tiene respecto a la salud

En anteriores artículos se ha mencionado el concepto de dispositivo “wearable”, no obstante, todavía no le hemos dado un significado. Para comprender este concepto, debemos conocer el porqué de dispositivo o tecnología “wearable”, además de aportar información sobre cuál es el objetivo de estos dispositivos en relación con la salud.

Definición de dispositivo wearable

Los wearables, palabra de raíz inglesa cuya traducción significa “llevable”, son un tipo de tecnología ponible que está compuesto por un microprocesador y que se encuentra en continua interacción con el usuario u otros dispositivos llevando a cabo las funciones para las cuales, con otros dispositivos no wearables, se necesitarían aparatos electrónicos mucho más grandes y no ergonómicos. Los “wearables”, se tratan de dispositivos que están en harmonía con nuestro cuerpo, ya sea en forma de complemento, dispositivo implantable o prenda de ropa, permitiéndonos entre otras cosas, llevar un control de diferentes aspectos de nuestra salud. La interacción en en algunos casos, se produce con solo echar un vistazo a la interfaz del werable, que puede estar en el dispositivo, en el smartwatch o el móvil. Como ejemplo de lo comentado anteriormente y que está de moda últimamente encontraríamos los smartwatches o las pulseras de cuantificación. Pero aparte de controlar este tipo de información y que también tienen que ver en cierto modo con la salud, nos podemos encontrar algunos dispositivos que nos ofrecen una mejora en nuestra calidad de vida, aquellos que controlan el ambiente que nos rodea.

Objetivos de los wearables en la salud y factores de desarrollo

Uno de los mayores focos de preocupación en la sociedad actual se sitúa en la sostenibilidad de los sistemas sanitarios. Vivimos una época en la que los habitantes reclaman mayor eficiencia y cuidados, al tiempo en que los recursos son escasos. Atrás quedan aquellos años en los que la falta de comida, agua e higiene suponía una lacra social en occidente. Por la contra, el reclamo de confort y de mejoras que permitan el aumento de esperanza y calidad de vida, ha llevado a un gran desarrollo del área sanitaria, que ha visto sus pilares tradicionales sacudidos por la llegada de las nuevas tecnologías.

La sanidad depende de grandes inversiones de dinero (En España alcanza el 9% del PIB). Es por ello por lo que una posible motivación para el desarrollo de tecnología sanitaria, radica en la reducción de costes asociados. Algunos de los objetivos que se pretenden alcanzar serían: evitar pruebas innecesarias, rebajar las reincidencias clínicas, disminuir la cantidad de pacientes crónicos, generar una menor cantidad de visitas médicas, potenciar la atención médica en el hogar a través de la Telemedicina y aumentar la tasa de tratamientos exitosos.

El paradigma 5 P, establece un nuevo modelo en el cuidado de la salud:

  • Preventiva: recopilación de datos con el objetivo de evitar el empeoramiento de los pacientes.
  • Proactiva: empoderamiento de los pacientes para que estos puedan decidir qué hacer y cómo hacerlo tras recibir información sobre su estado de salud, evitando así que toda la responsabilidad recaiga sobre el personal sanitario.
  • Penetrante: materialización de la posibilidad de programar wearables para aplicar tratamientos de baja complejidad lejos de los hospitales.
  • Predictiva: interpretación de la evolución de la salud de las personas a través de la monitorización sistemática de su estado anímico.
  • Personalizada: ajuste a las características y necesidades de los diferentes tipos de paciente.

Es de interés social la inversión en investigación tecnológica sanitaria. Compañías de seguros y programas de bienestar cooperativo están incentivando a la gente a utilizar dispositivos de seguimiento para reducir los costes en atención médica. Podrían evitarse muertes adicionales gracias a equipos que permitieran alertar a profesionales especializados sobre altercados próximos, lo cual ofrece la posibilidad de distribuir geográficamente de un modo más eficiente a los efectivos y dar una respuesta más rápida a las urgencias sanitarias.

Por todo esto hay un gran interés puesto en los wearables. La sanidad tradicional dependía de las decisiones y los datos recopilados en la consulta médica, donde no se podía estimar el estilo de vida del paciente ni los factores a los que este estaba continuamente expuesto. El desarrollo de los dispositivos ponibles permitiría un intercambio continuo de información entre paciente y profesional. Se estima que esto supondría un incremento de la esperanza de vida media, al evitarse tanto muertes como enfermedades gracias al monitoreo de la salud. El núcleo de interés por los wearables radica en las diferencias sutiles entre estos y los dispositivos móviles. Entre dichas diferencias, cabe destacar que ofrecen control continuo y en tiempo real de recopilación de datos relacionados con el organismo humano, lo cual es vital, pues el tiempo puede convertirse en uno de los factores determinantes entre la vida y la muerte de una persona.

Todo ello supone un cambio radical en la medicina actual, la cual se vería obligada a implementar nuevos modelos de gestión de información para poder almacenar los datos que los wearables estarían recogiendo de manera continua. Una correcta interpretación de estos datos permitiría crear historias clínicas completas y complejas, con el fin de mejorar la eficacia en prevención, detección y tratamiento de enfermedades.

En conclusión, lo que se pretende ahora mismo es conseguir fabricar unos dispositivos que permitan una continua monitorización, integrando sensores en ropas funcionales y desarrollando elementos electrónicos corporales con el fin de permitir un seguimiento constante. No obstante, esto implica proporcionar el estado de salud de forma permanente lo cual implica extraer gran cantidad de información creando perfiles personalizados y algoritmos que puedan interpretarla. Otro de los objetivos actuales es la terapia continua, que implica una traducción de la información a la condición de la salud en dicho momento mediante recomendaciones de terapia. El usuario debe poder acceder a dichas recomendaciones a través de una interfaz intuitiva y fácilmente interpretable, que permita acceso remoto e interacción personal del usuario con los servicios médicos profesionales y con otros usuarios.

 

Para más información sobre qué es un wearable

 

Autores:

María Quijada
Sofía Sorbet
Silvia García
Antonio Martínez
Cristian Aguilar

Deja un comentario

Comentario (requerido)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Nombre (requerido)
Correo electrónico (requerido)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies